22/9/14

Collar babero


Llevo todo el verano deseando tener uno de esos collares baberos que alegran cualquier modelito, pero o bine los veía demasiado exagerados para mi, o me resultaban demasiado caros para el uso real que después le iba dar.Y es que me da mucha rabia comprarme cosas que después no utilizo.

     Hace un par de semanas descubrí un hilo de color azul petróleo que me enamoró. Se trata de un ovillo de textura suave, de los que se utilizan para hacer amigurimis, con un poco de brillo. En cuanto lo vi, me acordé del collar y empecé a imaginarme cómo quedaría con ese ovillo.

       


         El pasado jueves, aún con un montón de proyectos en marcha me hice con un ovillo, y esa misma tarde empecé a darle forma a mi collar, que espero que me acompañe esta nueva temporada.

       He optado por formas sencillas para la primera prueba, círculos y una caracola de ganchillo adornados con botones y una mariquita dorada. Tanto la mariquita como la cadena (en un tono dorado envejecido) los compré en una tienda de Oviedo la semana pasada. Se llama D'Lara, está en la Calle Campoamor, y tiene multitud de abalorios para que tú misma diseñes tus propias creaciones, aunque su dueña también te asesora y guía para que salgas de allí con complementos estupendos.


     
     Me voy por las nubes, así que me centro. Para que la apariencia del collar sea más rígida, y queden bien al ponérmelo, sin arrugas ni nada de eso,  he aplicado fieltro azul marino en la base y lo he rematado con festón con el mismo hilo.





    El resultado ha enamorado a más de una. Así que ya estoy preparando otros para los regalitos navideños.


     ¿Qué os parece a vosotras?


      Saludos,

     Mayte