27/10/14

Otra pulsera reciclada. Algunas cosas puede tener tres vidas...

Empieza a ser una costumbre un poco desconcertante eso de tejer, crochetear o realizar cualquier manualidad, y que está nunca sea para mí. Eso me pasó con la última pulsera que reciclé y que podéis ver aquí. Y es que una vez terminada me dio un "no sé qué, qué se yo", y se la regalé a su legítima dueña, mi madre.

Pero todo tiene su recompensa, y el domingo pasado, rebuscando en un cajón, me encontré con otra pulsera más que necesitada de un cambio urgentemente. 


Se trataba de una pieza de un material que oscila entre el metal y el plástico, en su origen plateada y que ya en una ocasión anterior pinté con laca de uñas roja.

Después de quedarme sin la primera pulsera no lo dudé, y el martes pasado, en tan sólo 15 minutos, me la tuneé. Los pasos son sencillos a más no poder. 

1) rodee el aro de la pulsera con punto bajo,, utilizando la pulsera como el hilo en el "anillo mágico", y como es tan finita.
 2) Una vez cerrado realicé unas conchitas, también en punto bajo, en una segunda vuelta. 

Y lista para lucirla.


El hilo que he utilizado es el mismo que usé en la otra, de un color azul petróleo brillante que me tiene enamorada.

No se puede ser más bonita.


¿Qué os parece a vosotras?

Saludos,

Mayte